La Trampa. Día internacional contra la Violencia de Género

Hace varias semanas que estoy dándole vueltas a este post y no sabía cómo empezar, pero no quiero dejar pasar más tiempo  sin contaros algo muy especial que sucedió en el 2014, de lo que me siento muy orgullosa y de lo que he formado parte. Así que lo haré desde el principio de todo y espero no cansaros mucho.
A finales del curso pasado, se nos planteó un proyecto en clase de Proyectos de Gráfica bastante peculiar y que nos dejó a todos fuera de juego, ya que distaba mucho de lo que podría ser un proyecto de diseño gráfico publicitario.
La Fundación Isonomía junto con el Servicio de Igualdad de Oportunidades de Hombres y Mujeres nos pidieron que desarrolláramos una acción artística para concienciar a la ciudadanía de Castellón de la Plana sobre la violencia de género.Una mancha. Esta debía ser pública y desarrollarse en la calle, y debía ser participativa y con ella llegar a la reflexión y a la acción del ciudadano. Finalmente pedían que el mensaje no mostrara el victimismo o acusación de víctimas y agresores, sino que mostrara que una existe una posible salida y podemos llegar al fín de la violencia de género si toda la sociedad se involucra en ello.
Nuestros profesores de Proyectos, Yolanda y Pablo, nos dividieron en grupos, siendo el mío el formado por Juan, Verónica y yo, y nos pusimos a trabajar.
Nuestro proyecto siguió un camino más artístico y no tan gráfico, pues entendimos que esta era la propuesta  que nos pedían desde el principio.
Desarrollaríamos una intervención pública, en un espacio propio de la ciudadanía, conocido y transitado por todos como símil del problema común a toda la sociedad, envolveríamos mobiliario urbano que representaría a las víctimas de la violencia con materiales que en su esencia tienen un uso temporal restringido y que simbolizaría la violencia, como una basura o una mancha que debiera eliminarse.
Como elección de mobiliario urbano para envolver sugerimos las esculturas públicas de la ciudad.
En nuestra investigación sobre ellas, nos percatamos de solo había una escultura que representaba a una mujer con nombre propio, Na Violant D´Hongría, esposa del rey Jaume I. El resto representaban a mujeres anónimas en sus roles arquetípicos, Maternidad, Belleza, Hogar, etc.
De esta forma, nuestro círculo estaba cerrado.
Esta fue nuestra primera propuesta.
La segunda propuesta vino de la mano de la primera, y es que en nuestra investigación habíamos identificado a nuestra mancha como una maraña o una teleraña en la que las víctimas quedan atrapadas. Por ello, diseñamos una tela de araña gigante que abarcaría las principales plazas de la ciudad y en la que se podían leer palabras que describen la violencia de género. El viandante podría deshacerla con solo estirar un extremo de ella.
Estas fueron las propuestas que nuestro grupo presentó a la Fundación Isonomía al finalizar el curso. La nuestra, junto con las otras propuestas de nuestros compañeros, fueron escuchadas y todos recibimos la felicitación por su parte, pues no esperaban iniciativas tan buenas y dispares.
Varios meses después, nos llegó la noticia de que eran nuestras propuestas las que fueron elegidas para llevarse a cabo el 25 de noviembre con motivo del Día internacional contra la Violencia de Género. Con ello empezamos un trabajo de adecuación de las propuestas, pues ambas de fundirían en una sola, y el diseño de un logotipo que definiera y representara tal acción.
El resultado fue maravilloso. Aunque yo soy quién lo explica, imagino que tanto Juan como Vero, sintieron algo parecido. Fue genial ver como nuestro trabajo finalmente cobraba forma, y tanto trabajo de investigación y desarrollo merecía la pena al verlo realizado.
En total fueron cinco esculturas de Castellón de la Plana y una del Grao de Castellón, las que fueron envueltas e intervenidas en las performance: Maternidad de Charo Pons en la calle Herrero, La dona del mercat en la plaza de la Pescadería, la Dona Peixatera en el Grao, Aire en la plaza Borrull, Aiguadora en la Puerta del Sol y S´ha caigut la llet en la plaza Doctor Marañón. La Fundación Isonomia y el Servicio de Igualdad involucraron a diferentes asociaciones con la elaboración de diferentes materiales para el envoltorio y la participación en la creación de cada una de las marañas bajo nuestra dirección.
Cada uno de nosotros estuvo dirigiendo una de las esculturas.Yo elegí  la Maternidad de Charo Pons en la calle Herrero porque para mí es la escultura más bonita de Castellón de la Plana.
En definitiva, fue algo muy especial, y yo, personalmente, me sentí muy orgullosa por haber creado y formado parte de un proyecto así.
Me gustaría darle las gracias a Pablo, nuestro profesor de Proyectos de 1º, porque el se implicó tanto o más que nosotros y por el espíritu creativo que nos ha trasmitido en sus clases y en nuestros proyectos. También a Yolanda, porque también estuvo ahí siempre.
Os dejo el precioso vídeo que se ha creado con algunas de las imágenes de ese día, no os lo perdáis, porque es realmente precioso.
Finalmente, me gustaría desear que todo este proyecto ha valido la pena y que se ha conseguido su objetivo,la concienciación  sobre la Violencia de género.
 No mirar para otro lado, denunciar, alarmar, hacer visible, impedir y acabar con ella de una vez por todas.
CONSTRUYAMOS UNA RED
CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO